Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2011

Solo puedes arrepentirte de lo que no nunca hiciste...

Me quedé con ganas de abrazarte  unas doscientas mil veces más, quizás con esas me hubiera conformado, tal vez nunca sean suficientes. Ahora me veo sin fuerzas porque me falta ese abrazo, ese impulso que empuje las ganas de volver a existir. Porque allá donde vayamos, donde precipitemos nuestros caminos constantes, continuos, allá donde el sol haga brillar nuestra piel y nuestra sonrisa, allá estaré yo, esperando impaciente tu abrazo, sentada, exhausta sobre una roca que conocerá el peso de un cuerpo que dedicó su vida a un sueño, tal vez a una utopía frenética, que en ocasiones se escapó de entre los dedos de una mano temblorosa que secaba sus propias lágrimas. 

Soy consciente de que esta noche volverá a ser solitaria, no importa, hubo un tiempo en el que solo deseaba permanecer dormida, ahora empaño mis noches en sueños que narran un despertar. Con la cabeza sobre la almohada, cierro los ojos y yo misma arropo un cuerpo helado que reniega de estereotipos sociales temerosos de soledad…