Entradas

Mostrando entradas de julio, 2010

Pasear

Imagen
Paseaba por la calle, no había nada nuevo, nada había cambiado lo suficiente como para provocar una inversión importante en mis reflexiones diarias. Es importante trabajar las sensaciones en todas las facetas de la vida, sentir. Porque de nada vale escuchar sin sentir. Sentir y comprender que aquellos instantes de felicidad de los que nos alimentamos no se construyen de utopías e ilusiones artificiales, poco o muy certeros de suceder en un futuro. Esperar... más de media vida esperando... malgastando el tiempo en esperar... sin querer abrir los ojos y entender de una vez que el destino es demasiado incierto como para esperar... es posible esperar durante años y tras ellos solo encontrar dolor y frustración. No todo depende de uno mismo. Todo cambia. Tengo más de mil motivos por los que ser feliz y otros cuantos para no serlo. Lo tengo claro. Quiero arañar cada segundo de felicidad que brote de la ilusión subjetiva. ¿Y... por qué no?. Aún tengo la capacidad de elegir, ¿por qué tanta tortu…

Creer

Imagen
De cuando en cuando suelo volver a mi misma y plantearme como tantas veces quien soy y hacía donde voy. Pocas veces encuentro sentido lógico a la cuestión, tengo claros mis principios, por ciertas situaciones en las que hoy por hoy no pasaría, sin embargo, cuando intento atisbar claridad en los objetivos que hace unos años me propuse, no logro concretarles en situaciones reales. A pesar de todo, cada día que finaliza me siento reafirmada, en cierto modo, alegre por ser fiel a mis valores, a mi propia ética. Soy consciente de que aún me queda mucho camino por hacer y que en ocasiones me cuestiono si en este sentido estaré siendo algo impuntual, una vez más dejándome llevar por barreras sociales prefijadas, en un sistema precocinado que no atiende las necesidades de los que, de cuando en cuando, nos salimos del rebaño para poder respirar. No creo en las necesidades que antepone la sociedad, los estereotipos publicitarios que se nos antojan clásicos. No creo en las tradiciones, ni en voce…