Entradas

Mostrando entradas de junio, 2007

Apagando ilusiones

Apatía, de nuevo apatía, pesadez por un presente apagado, sin aliento, sin respiro y ese mismo condicionante siempre presente conmigo. Cambiante y dependiente, buscando nada. Dónde y cuándo me vas a esperar, esta vez seré puntual, esta vez no te haré esperar hasta que te marches, no dudaré.

Restando el tiempo

Primer día del resto de mi vida, fin y comienzo, no consigo desvincularme, imposible que salga de mi mente, no puede ser radical, aun nos quedan cosas pendientes, esperaré con impaciencia, restando el tiempo, tras el camino que nos separa y miraré hacía atrás, cada día un poco más y ahondaré en mis sentimientos más ocultos y allí estarás tú de nuevo, impasible tras el paso del tiempo, de nuevo restando el tiempo. Vuestra presencia agita mi calma, me hace feliz, rompe con mi delirio, con mi rutina. No me dejes caer en la pesadez, aunque estes lejos, porque algo parecido en algún momento ya viví y guíame como hasta ahora, aunque siga empeñandome en no hacerte caso y algún día tras el paso de los años, un destello de luz nos llenará de recuerdos en el mismo instante y entonces, tendré la necesidad inmediata de volver a abrazarte, aun sabiendo que no podré ni tan siquiera rozarte.

Lágrimas a la deriva

Un día díficil, especial y díficil. Un fin de una etapa y tú de nuevo rondando en mi cabeza, cómo puedo dejarte si eso significa arrancar una parte de mí, cómo comenzar de nuevo si se han perdido tantas cosas. Derramando lágrimas de impotencia, de nuevo el querer choca con el deber, consciente de que este día llegaría, consciente de que ha de ser así, pero a la vez consciente de no desearlo. Ahora caminaré sola, tremendamente sola, pero si me dejas a tu lado, en tu corazón, en mi corazón. ¿Olvidarte, olvidaos?: imposible. GRACIAS.

Represión o elección

Final o comienzo, pricipio o fin, sueño o pesadez, límite u opresión. A menudo las dudas forman parte de nuestra vida, a menudo las dudas ocupan parte de nuestra mente, quizás parte de nuestro corazón por eso no me lo arranques dejame solo un trocito, yo regeneraré como en ocasiones anteriores, ya lo aprendí y llevate el resto, solo eso te puedo ofrecer ahora. Después marchate pero a mi lado, de nuevo no quiero quedarme solo con una opción, quiero un equilibrio, quiero las dos, vete lejos pero quedate a mi lado, y después ya decidimos, después cuándo, cuando lo decidamos.

Descanso físico, descanso emocional

Cansada, extremadamente cansada, pero cansada de qué; estará bien o estará mal, no puedo evitarlo lo echo de menos, quién dijo como ha de ser o no ser.
Necesito un descanso, ¿seguro?, no lo se; un descanso pero, qué tipo de descanso, qué me ofreces, estoy dispuesta a negociar, negociar por un tiempo, todo es caduco, yo no he elegido eso, todo es caduco, de eso eramos conscientes, todo el mundo comete errores, pero cuál es el error. No quiero discutirlo solo quiero que no pase, aunque a veces sé que es mejor que pase, todo cambia, también cambiará esto o quizás no, pero ya está hecho, todo pasa, eramos conscientes.

Otro día más

Otro día más sin ver el sol y a mi mente vuelven versos de un pasado no muy lejano. Qué voy a hacer sin ti y qué voy a hacer contigo, la retórica constante de lo imposible. Si tras apaciguar el fuego, éste vuelve a quemarme, entonces qué debo hacer, qué quieres que yo haga, si de sobra sabes que yo haré lo que más feliz te haga. A pesar de los retazos que vuelven a mi vida, consecuentes de un pasado mejor, las sonrisas que llenan de alegría y las veces que te recuerdo, ya no se donde buscar el sosiego de mi mente, la alegría de sonreir sin recortes de opresión. Aquello que solo yo conozco.

mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé con qué pretexto
por fin me necesites.

Cuánto pesa la vida

Lo cierto es que es la primera vez que utilizo este medio y no se si será por la necesidad de comunicar en esta sociedad donde cada vez más impera la soledad y el individualismo o porque contra todo pronóstico me he rendido a las nuevas tecnologías. Puede que sea exclusivamente por la necesidad de que alguien lea lo que escribo, alguien anónimo, por la cobardía que me supone exponerlo a mis seres queridos.
No se si alguien dará con este blog, algún curioso que se lo encuentre por sorpresa y sorprendentemente le llame la atención, si es así, te agradecería algún comentario.

Después de unos años sin levantar cabeza es ahora cuando se me plantea el fin de una gran etapa, donde se han agolpado a la vez los momentos más duros y los más felices de mi vida, es curioso, pero tengo miedo de enfrentarme a un futuro demasiado incierto y a la vez de retornar fantasmas del pasado. Vuelve a aparecer de nuevo en mi persona la inquietud que un día fue dueña de mi cuerpo y mi vida, ahora con unos años m…