Entradas

Mostrando entradas de julio, 2007

Acuerdo ausente

Me siento en la obligación de pedirte que me perdones. Perdoname por no ser del todo sincera. Perdoname por no ver salida a este círculo. Perdoname por no ser demasiado clara sobre mis pensamientos. Perdoname por no devolverte esa mirada y por no agarrar tu mano cuando aún la alcanzaba. Perdoname por no ser capaz de analizar todo esto, por no sentirlo hasta que lo veo cerca. Perdoname por confundirte y por negarte lo que eres capaz de ver con los ojos vendados. Perdoname por no poner solución, por mi pasividad, por mi cobardía, por quererte. Perdoname por sentir de diferente forma en ocasiones, por mis repentinos cambios, por las consecuencias que tanto daño te hacen. Perdoname por adaptarme y por sentirme extraña. Perdoname por no poder alejarme, por no entregarte todo, por reservarme el resto, por no ceder lo que un día me robaron. Perdoname por no olvidar, por añorar momentos, por intentar dar sentido a todo esto. Perdoname por todo lo que no sabes, por lo que te oculté, por los se…

Fuera de cobertura

Después de unos días intensos, no soy capaz de acertar si todo se arregla a si aun se ha estropeado más, procuraré hacerlo lo mejor posible, como casi siempre, al menos contigo. Lo cierto es que no hay nada mejor como desear algo, a veces si el querer es muy fuerte, es capaz de vencer al poder, y es que nuestra vida, en definitiva se basa en deseos y obligaciones, que en pocas ocasiones somos incapaces de saber diferenciar, lo cual en ocasiones puede generar problemas. Conforme avanza esta vida loca y nosotros mismos aumentamos en edad, vamos adquiriendo más y más obligaciones, responsabilidades y deberes, y es entonces cuando pasamos de una infancia basada principalmente en el yo quiero, a una juventud y vida adulta en la que pocas veces dejamos un hueco abierto al querer por encima del poder o del deber, razonando de este modo absurdos argumentos para excusarse, sin ningún fundamento ni lógica coherente; y es de nuevo cuando insisto que de sobra soy consciente de lo escaso que se qu…

Azar desilusionado

Me levanto relativamente temprano para comenzar un nuevo día, un día que iba a ser el último de mi rutina, al menos por un tiempo, y de repente el azar hace de las suyas para evitar que sea feliz y me encuentro mal, triste y desmotivada porque son tantas las veces que todo sale mal. A veces consigues levantarte de un gran agujero en el que estabas inmerso tras una larga temporada de esfuerzos continuos, sin ningún descanso que haga retroceder en la escalada, y cuando consigues llegar a la cumbre, levantar tu cuerpo hasta respirar un aire limpio, tras disfrutar unos pocos días de esa ilusión, la vida te demuestra que tan solo es eso, una ilusión, y te baja de nuevo a tu hábitat natural, al subsuelo en el que has vivido toda tu vida, entonces te das cuenta de que cada persona tiene su lugar en la vida, su posición, y ésta está más que determinada de antemano. La cuestión es si merece la pena luchar contra esa opresión o es mejor no perder esfuerzos que son necesarios reservar para sobre…

Loca rutina

Fantasmas del pasado vuelven a mi mente, aunque duela denominarlo así; y me asaltan las dudas, quizás sea lo mejor. Y tu que aun con los ojos cerrados puedes ver lo que yo hago me preguntas por ello, yo de nuevo me hago la loca, escondiéndome en la rutina cotidiana como excusa fácil a lo que me cuestionas con tanta razón, como siempre tu sexto sentido no te ha fallado, al menos conmigo. Y me empeño en cometer errores, fallos que conllevan consecuencias, creo que esta vez sabré controlar los impulsos, al menos hoy, como siempre controlando impulsos, a veces es mejor así, otras veces se pierden oportunidades, pero estoy casi convencida de que esto no es una oportunidad, seguiré esperando, la buena ya llegará y no tardará mucho, aunque se acabe, como todo en esta vida, de nuevo caduco. Entoces por qué dudo, será por mis impulsos controlados. Podría ser perfecto, pero si fuera perfecto quizás no hubiera sido tan bonito, puede que no te hubiera valorado justamente, defecto que como siempre…

Añoranza compartida

Te echo de menos, no te lo puedo negar, aun sabiendo que eso no me beneficia en absoluto, pero a la espera de encontrarte pronto, para abrazarte, para sentirte de nuevo, para dejar de intentar alcanzarte en la lejanía. Cuanto más lejos estas más sola me siento entre el gentío, entre el resto de personas que jamas podrán ser tan maravillosas como tu, tan especiales, tan tu. Tan solo me consuela saber que en la distancia nuestra añoranza se comparte, como siempre hemos hecho, tan recíproco que duele perderte, porque como siempre todo es caduco.

Repentinamente cambiante

A veces aunque parezca imposible aún se puede encontrar la aguja del pajar, y es que en ocasiones la vida te sorprende y por fin te arropa con su manto azul, por un momento te sientes reconfortada, como si nada de lo anterior hubiera pasado; algo que ya hacía tiempo que no sentías empieza a llenarte por dentro principalmente cuando caes en la cuenta de que eso que ya casi no reconocias es alegría. Lo cierto es que desconozco cuanto durará, soy consciente de que siempre existe un agente perturbador, quizás la experiencia me lo ha demostrado, aunque ahora disfruto del momento, al menos, esto si que me mantendrá esperanazada algún tiempo. Y luego vuelves tu, que me descolacas a marchas forzadas, aunque sabes que me encanta, de repente cambia todo y eres como siempre, como nunca dejaste de ser, solo de comportarte para olvidar y otra vez me pregunto cuánto durará, y de nuevo soy consciente de que es caduco, aunque lo disfruto a cada instante, y luego qué, luego lloraré, porque soy conscie…

Entretenimiento distraído

Acaba este día y aún no he tenido tiempo para tan siquiera respirar, solo para darme cuenta de que eres genial y no te puedo sacar de mi cabeza y no solo eso sino que tampoco lo deseo. Volviendo la vista atrás solo soy capaz de ver a mi lado a unas pocas personas, pero lo cierto es que esas personas aún hoy en día soy consciente de que permanecen a mi lado, unas veces en la lejanía y otras a tan solo un paso. Afortunadamente os tengo conmigo y lo cierto es que me siento orgullosa de sentir un apoyo firme cada vez que doy un paso. Gracias por ofrecerme todo lo que me habéis aportado, por recibir tanto cariño, aunque sea de esa forma tan especial, como a mi me gusta, y todo lo que ahora me ofrece tantos momentos de felicidad y tanto amor, que me permiten coger aire en este mundo frenético que nos lleva a velocidades infinitas. Por todo, porque siempre hemos superado los obstáculos; a vuestro lado soy más fuerte y dejo de lado a esa niña débil que ayer fuí y que aún sigo siendo, fuerte p…

La ignorancia subestima

No es que me crea por encima de nadie, quizás ese es el problema de que me irriten tanto las injusticias, principalmente, como es lógico cuando éstas van dirigidas a una misma o por supuesto y como suele ser más habitual a algún que otro ser querido, hacía el que sin saber muy bien porqué, sientes un sentimiento de protección que te altera cuando observas una situación de injusticia, que en ocasiones equivocadamente, piensas que es incapaz de resolver por el mismo, y es entonces cuando tu labor de protector sale a relucir, cual leona en celo, defendiendo a sus criaturas indefensas. Son muchas las circunstancias de la vida en las que curiosamente los más ignorantes, como suele ser habitual, se alzan de un salto por encima de tus hombros, crecen por momentos, hasta sobrepasar los límites de la educación y entonces te hacen sentir pequeño, no porque su papel de "todolosé" resulte creible, sino porque la impotencia en esos momentos bloquea los emisores de los buenos modales hast…

Planeando en la llanura

Bien, relajandamente bien, así es como ahora me encuentro, plana, sin rumbo fijo, pero bien, en espera de un futuro más claro, pero bien, planeando en la llanura. Ya no me atormentan las noches, porque sé que en la distancia también las pasas conmigo, aunque el hilo que nos une se dé más y más de sí cada día, aún te siento cerca y con eso es más que suficiente para recuperar el aliento con cada intento de ser feliz. Construir una nueva vida, cuando ni siquiera quedan los cimientos de la anterior es tarea complicada, pero ya te prometí un día que lo conseguiré, y de sobra sabes que soy una mujer de palabra, son muchas las veces que te he demostrado que le doy un gran valor a lo que uno promete y yo te lo aseguré, no para tranquilizarte sino porque como tú dices también he de mirar por mí misma y en parte gracias a ti he levantado cabeza en ocasiones y he podido cumplir el sueño de esos otros que adoro y el mio propio, por eso y por tanto más, te necesito cerca, pero no puedo tocarte y …

En blanco y negro

Un nuevo día inventando ilusiones que despiertan en mañanas calurosas, tras el curiosamente frío eterno que acompaña mis actos. A veces distinguir entre el bien y el mal, el deber y el querer, el ir o el venir, el correr o el parar no resulta tarea fácil; quién pone los límites a estos extremos, quién decide el ganador, quién dice que debe haber un ganador. Mil dudas y nada seguro tan solo una cosa que parece perputua, eterna, tan eterna como ambos. Algún día lo haré mejor, solo pido tiempo, prometido.

Construyendo fantasías

Cambio de rumbo y cambio de vida, quizás más desordenada pero cuánto más evasiva. A menudo comienzo a replantearme mi vida y lo cierto es que no me siento demasiado satisfecha de lo que tengo, es posible que con el tiempo surjan nuevas situaciones y de nuevo a esta vida podré llamarle "vida", al menos esa es la esperanza que me acompaña cada día, trás recapacitar con la almohada poco antes de caer en un profundo sueño. Al mirar hacía adelante veo un futuro incierto, aunque la verdad es que no veo nada, eso me produce temor, aungustía, nerviosismo. Y vuelvo a plantearme si esta situación viene propiciada por haber vivido durante años otra vida que no era la mía, o haber robado retazos de otras vidas para la mía propia. Con el tiempo sacaré fuerzas para construir una nueva vida, esta vez propia, que no se base en la cura de una herida sobre otra, sino que se asiente sobre las bases de la felicidad, esa famosa utopía llamada felicidad.

Relativizando sentimientos

De nuevo me invento a tu lado tras perderte. Te necesito para ser feliz y todo queda suspendido en el aire, sabemos que no puede ser así, pero un esbozo de felicidad me ataca cada vez que te siento cerca. Lo construido hasta ahora no basta para permanecer contigo; no es suficiente, no es lo que soñamos. El conocimiento previo no determina del todo las consecuencias que siguen. Perder todo aquello que me fascina, volver a sentir lo que hace tiempo olvidé, volver a construir una ilusión, una vida compartida, la importancia de un instante en tu mirada. Otra vez se me escapa de las manos, dejando libre lo que ataría a mi ser eternamente, de sobra sé que contigo sería más que feliz. Impotencia, resignación; algo que ya parece ser mi más amigo fiel. Dejaré que a cortos pasos el olvido acabe ocupando tu lugar, aun sabiendo, que no es lo que deseo, y consciente de ser esta mi única solución a la desesperación de no tenerte.
Solo aquel momento en que adiviné espontaneamente tus ojos sobre mí, b…

Otro más

Comienza otro día y apenas se espera que sea mucho más diferente al de ayer, no se muy bien a que espero, pero todo apunta a que mi aptitud es paciente, en constante espera, latente. Mi ilusión de nuevo hibernando. La rutina apoderándose de mi vida y no soy capaz de enfrentarme a ella, sigue venciéndome en cada batalla. Ven y ayudame en esta guerra, apoyame en mi delirio, cogeme la mano y comenzaré a andar, pero sin tu apoyo no voy a ser capaz. Tú me enseñaste a andar, ahora solo tienes que recordarme como hay que hacerlo y si tu quieres vayamos de la mano y vivamos esta mala vida, convirtamosla en algo admirable, digno de repetir; a tu lado soy capaz de todo.

Final anunciado

La ignorancia en la mayoría de los casos lleva a subestimar a tus iguales de una manera pésima. No hay algo que me parezca más ridículo que dejar a un lado la humildad y creerse estar por encima de alguien, eso para mi sin duda es el síntoma más aclarativo de la ignorancia más profunda, la incultura y la prepotencia sin justificación ninguna. En ocasiones quien más habla es quien más ha de callar y también es ocasiones callar es la postura más inteligente. Por un momento párate a recapacitar cuantas veces te has sentido verdaderamente escuchado durante los últimos días, al mismo tiempo piensa cuántas veces has escuchado a la gente que te rodea, implicándote y sintiéndote profundamente interesado por su discurso. Porque esta sociedad ridícula aún piensa que no tiene ya nada que aprender y son esos mismos los que se presentan con razones absurdas e insultantes para los que abrimos nuestras puertas a todos los estímulos que llegan a nuestros receptores sensitivos. Y es que de todo se apr…

Locura de la incomprensión

A veces sigo sin comprenderte, incluso después de tanto tiempo respirando a tu lado, creo que se me vuelve a escapar de las manos todo aquello tan tuyo que un día te guardaste y que ahora aparece sin tan siquiera avisar. Y dudas y más dudas, aparacen, vuelven, revolotean en mi cabeza, una y otra vez, una y otra vez, sin parar ni un instante, sin darme tan solo un respiro, para pensar, para ordenar los estantes de mi mente. Y de nuevo apareces y vuelves a descolocarme continua y constantemente; lo que nunca había imaginado se hace real en mi corazón, pero cómo luchar contra lo que me ha hecho feliz después de tanto tiempo, lo que me ha hecho recuperar ilusiones olvidadas en el olvido.

Retorciendo recuerdos

Dolor, intenso y duro dolor. Inquietud, palpitación, tensión y silencio mucho silencio, de nuevo envuelto en esa soledad que retorna en su delirio tras abandonarme meses antes; y un halo de incomodidad ronda en tu pensamiento desde la lejanía; y yo sin poder tan siquiera moverme, paralizada por esta tristeza, rota e incomprendida. Ahora esperaré paciente a regenerar desde el subsuelo como en ocasiones anteriores, con la mente serena y el corazón roto.

Impotencia resignada

Cómo puedo gritar al mundo si la voz no emerge tras abrir mi boca. Cómo luchar contra algo que se me niega. Cómo avanzar si cada vez que hago descender un pie algo tremendamente fuerte cae sobre él. Sociedad hipócrita, engañada o desdeñada por los miedos, la comodidad, las ruinas de un pasado que nos deteriora a cada paso. Cómo arreglar algo tan parcheado si seguimos siendo presos de una tradición absurda envuelta en un somentimiento anterior, y cómo arreglarlo desde lo que es aun más absurdo: rebelarse a favor de una idea utópica desde el sofá de casa. Pero cómo hacerlo de otro modo si la opresión es protagonista, si la influencia es tan grande que nos deja sin poder alzar la voz, sin puño en alto, sin opción de luchar contra la injusticia. De nuevo la injusticia, la impotencia, la resignación, la tan tremenda resignación.